—————👣🌱—————–
Vamos viajando, vamos viviendo y por el camino compartimos nuestros sueños con personas que también fabrican la vida de su viaje, que no el viaje de sus vidas😉💜

Esta vez paramos en Jaca, y como casi todas nuestras paradas en este viaje es para encontrarnos con alguien. Andamos deseosos de escuchar, de compartir, de conocer y de contar en esta ocasión con Samara y Samuel de @thewalkingtravel.

 

Y así ocurrió. Hablamos, no de sueños sino de proyectos, y de cómo cada uno de nosotros caminábamos hacia ellos. Les acompañamos un rato en su trabajo para hablar mientras los que cocinaban infinitos platos de comida imaginaria eran Roberto y Greta.
Al día siguiente fuimos de pintxos, pero cuál fue la gran sorpresa que además vimos ciervos!! Hicimos un paseíto por el exterior de la ciudadela de Jaca donde resulta que tienen una parte llamada Ecociudadela con un programa de educación ambiental basado en ciervos que tiene allí, en el jardín exterior.

Rodeamos la mitad de la construcción sin ver ningún ciervo hasta un pequeño parque para jugar. Allí continuamos poniendo palabras a nuestra manera de elegir la vida que queremos y no conformarnos con lo que la sociedad te vende. De poner la mirada fuera de la rueda y luego buscar la manera de sacar también tus pasos de ella. De lugares, de alternativas, de furgos y de mochilas, de montañas… Creo que hablé mucho… Pero también escuché bastante, así que estamos empatados ja,ja,ja.

Seguimos dando la vuelta a la ciudadela y en el último momento cuando ya pensábamos que no los veríamos, allí estaban! Escondidos en la sombra había 5 ciervos preciosos!!! Samara hace una especie de silbido a ver si se acercan, Greta la imita, entonces llega David y empieza a tirarse eructos diciendo que así es la berrea del ciervo 😅🤣

Un macho imponente se levanta viniendo hacia nosotros, no sé si en repuesta a los silbidos o los eructos, y se planta justo delante mirándonos mientras el resto sale de su escondite y se van caminando lentamente hacia el otro lado del edificio. El macho grande de repente nos deleita con un baño en el charco de barro, revolcándose una y otra vez, restregándose contra el suelo. Fue genial!! Y nos encantó. Roberto Greta disfrutaron mucho, nunca habían visto ciervos, así que fue toda una sorpresa!!

 

Después ya nos despedimos, ell@s tenían que ir a trabajar. Trabajar para poder seguir fabricando la vida de su viaje en este tiempo que nos tocó estar vivos siendo capaces de elegir silbar, eructar, caminar nuestros sueños y vivir este viaje que es la vida.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: