Ayer estuvimos en un templo cercano donde no nos cansamos de ver a familias, parejas y personas en solitario llegar, encender su linterna y lanzarla. 

Cada vez es bonito de ver. La preparación, el no tener prisa, esperar con la linterna pegada al suelo a que se caliente el aire de dentro hasta que va subiendo sola y entonces la sujetan por el aro inferior y se tienen unos minutos de silencio en los que cada uno deja ir todo lo que ya no quiere o no le sirve o simplemente lo que ha de irse. Y luego se pide un deseo.

Cuando ya está todo hecho, ese momento en vilo de venga, ahora, soltamos, y por fin la lámpara es liberada con todo ese significado que sube y sube para juntarse con los demás sueños que ya ascienden hasta que se pierden como puntitos luminosos en el cielo.


Luego nos giramos y prestamos atención a una nueva linterna que encienden jejeje. Nosotros jugamos con bengalas!! Y también hicimos amigas!

Y dimos agua al Buda que estaba sentado encima de la estupa a través de un dragón de oro que portaba una caña hueca en la que se ponía el líquido. Luego accionado con cuerdas y poleas subimos el dragon hasta arriba donde la caña se vuelca y cae el agua.

La ciudad está súper bonita y el ambiente festivo tiene ese toque mágico que te hace caminar como si volaras. 🙂
Pronto más cosas en el blog y YouTube.

Sigue nuestro diario de aventuras en https://ligronesenruta.com/ruta/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: