Después de 1 año y 2 meses sacamos nuestros pies y las ruedas de Tenerife. Nos hemos montado en el barco usando un billete que compramos hace casi un año y que no llegamos a usar. Por suerte Naviera Armas desde siempre te deja aplazar los billetes infinito, vamos que tienes un año par usarlo, al menos entre islas.

Hace casi un año nos íbamos a ir, pero esas cosas que son más importantes nos hicieron dejar ese billete en suspensión. No voy a repetir todo lo acontecido, tampoco lo ignoro, se viene con nosotros como parte de nuestra construcción, desde lo más difícil hasta todo lo bueno.

Ahora vamos sentados en el primer barco que hemos de coger hoy. Después de habernos sentado en la proa para ver por todas las ventanas, guiándonos por la emoción y bloqueando el pensamiento de la experiencia de todos los barcos cogidos con niños anteriormente…. En la foto ya sentados en el medio y abajo de la nave, donde menos se menea el barco, como ya sabíamos y quisimos olvidar, después de una visita al baño que se quedó en el quicio de la puerta y del suelo en forma de vómito. Mucha ilusión, pero sí, vómitos y mareos también.

La Ligroneta en la bodega ignora la cantidad de kilómetros que le tenemos pronosticados, la sensación de olvidarnos mil cosas y la seguridad de que ninguna de ellas es tan importante. Repasas mil veces la lista en la cabeza… ¡¡¡Mamá!!! nos dejamos los aguacates 😩😩🤣🤣

Seguimos escribiendo nuestra historia, veremos como nos queda este capítulo.

Esto es parte del Bitácora de ruta de nuestro roadtrip de Canarias a Cabo Norte  que realizamos del 13 de agosto al 1 de Noviembre de 2021

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This

Share This

Share this post with your friends!